Las patentes de invención en nuestro país se han incrementado año tras año en diferentes sectores como energía, transporte, medicina, minería, medio ambiente, electrónica, vivienda y saneamiento, entre otros. A pesar de que Perú tiene un indicador alto de inventos, un gran porcentaje no logra concretarse comercialmente por factores relacionados al producto considerando, incluso, que el trámite normalmente es no menor a tres años, por lo que varias patentes quedan en abandono ya que no se hace seguimiento hasta culminar el proceso.

Daniel Rivera

Gerente Comercial de Nexos Perú

Las patentes de invención en nuestro país se han incrementado año tras año en diferentes sectores como energía, transporte, medicina, minería, medio ambiente, electrónica, vivienda y saneamiento, entre otros. A pesar de que Perú tiene un indicador alto de inventos, un gran porcentaje no logra concretarse comercialmente por factores relacionados al producto considerando, incluso, que el trámite normalmente es no menor a tres años, por lo que varias patentes quedan en abandono ya que no se hace seguimiento hasta culminar el proceso.

Indecopi tiene una gran labor y cumple un impecable trabajo en el acompañamiento hombro a hombro con cada inventor en capacitaciones constantes, programas y talleres. Si el apoyo de la organización se mantiene, el Perú tendrá más inventos en uso y no solo teóricos.
Las patentes cedidas a su autor no logran superar las vallas comerciales que su producto necesita quedándose solo en maqueta y, aunque suene irónico, los inventos que solucionan problemas o presentan modelos de utilidad múltiples no son viables si hablamos de escalamiento comercial o tracción de ventas.

En el caso del sector minero, muchas soluciones nacen de mentes operativas careciendo de experiencia en el manejo de presupuestos, proyecciones, indicadores financieros y obtienen como resultado un invento que puede ser bueno pero muy caro y, frente a la utilidad, no es
justificable la inversión.

En el largo camino de patentar el “Proyecto MATÍAS” compartí sesiones con inventores que buscan, en primera instancia, licenciar su producto con el fin de venderlo a alguna compañía.

Saben qué vender, pero no cómo ni dónde. Si bien es cierto existen los altruistas, no podemos crear una biblioteca de patentes que no tengan un uso final.

Nexos Perú logró patentar MATÍAS convirtiéndose así en una de las primeras patentes peruanas que logran ser un activo de una empresa; así mismo, el área legal ha protegido los derechos de en países como Brasil, Chile y Colombia por medio del proceso de la PCT.

La firma ha mantenido una curva de crecimiento ascendente gracias a la comercialización del “proyecto MATÍAS” y, aunque el camino por recorrer es largo, este año la marca aterriza en otros países de la región con el firme objetivo de continuar creando patentes mineras que se ajusten al mercado y al medioambiente.

Esta meta va de la mano con el levantamiento de capital para la construcción de la planta de producción exclusiva de MATÍAS, incluso, desarrollar versiones mejoradas. Además, hacia el tercer trimestre del año, Nexos Perú presentará a Indecopi la segunda patente que estamos desarrollado, se trata de hangares portátiles de armado rápido que, incluso, en su primera fase ya tiene intención de compra por parte del Estado peruano.

Compartir en:
error

Daniel Rivera

Gerente Comercial de Nexos Perú